Nest Cam IQ, análisis: el ojo que todo lo ve y al que no le gustan los gatos

Nest 1

Una cámara de seguridad puede ser útil, pero una cámara de seguridad “inteligente” lo puede ser todavía más. Bajo esta premisa se presentó hace unas semanas la Nest Cam IQ, una nueva cámara de seguridad para interiores de la conocida marca que además incluye algoritmos especializados para ser capaz de reconocer distintos tipos de sonidos, distintos tipos de “presencias” y hasta distinguir entre caras conocidas y caras desconocidas. Pero ¿funciona tan bien como prometía? La hemos estado probando estas semanas, y estas son nuestras sensaciones.

Nest Cam IQ, especificaciones técnicas

Nest Cam IQ

Tamaño

12,4 cm alto, 7,4 cm largo, 7,4 cm profundidad

Peso

357 g

Cámara

Sensor de 1/2,5″ y 8 megapíxeles (4K), zoom digital 12X, HDR

Campo de visión

130º

Visión nocturna

LED infrarrojos de alta potencia (940mm)

Vídeo

Hasta 1080p con 30fps

Audio

Altavoz y 3 micrófonos

Conectividad

Wi-Fi 802.11a/b/g/n/ac (2,4 GHz o 5GHz), Bluetooth de bajo consumo (BLE)

Precio

326,37 euros

La Nest Cam IQ es una cámara para interiores potente, muy capaz y con una gran calidad de imagen y amplio campo de visión. Graba tanto con buena luz como a oscuras con su modo visión nocturna, y los resultados en todos los casos son clips nítidos (1080p). Además, incluye tres micrófonos (no sólo graba vídeo, sino también audio) y un altavoz para que puedas hablar a través de ella.

La cámara se controla desde tu smartphone o a través del navegador de un ordenador. Puedes acceder al vídeo en directo o consultar el histórico, y hay funcionalidades de software que van todavía más allá, aunque para utilizarlas es necesario pagar una suscripción. Sobre esto profundizaremos en el siguiente apartado.

Modo gratuito vs. Modo suscripción

Aunque por sí misma la Nest Cam IQ incluye funcionalidades básicas, para sacarle todo el partido necesitarás el modo de suscripción Nest Aware. Con la cámara te viene un mes de prueba gratuito, pero si después quieres mantenerlo te tocará pasar por caja. Las características de pago que incluye Nest Aware son las siguientes:

  • Grabación ininterrumpida en la nube
  • Avisos de caras conocidas
  • Configuración de zonas de actividad
  • Guardar y crear clips

Esto significa que, si quieres que se guarden todas las imágenes grabadas para poder consultarlas luego, tendrás que pagar. La versión gratuita tan sólo almacena “instantáneas” (no clips) de 3 horas de vídeo. La de pago, depende: la versión Estándar almacena un historial de 10 días de vídeo por 10 euros al mes (o 100 euros al año) y la versión Ampliada almacena 30 días de vídeo por 30 euros al mes (o 300 euros al año).

Suscripción gratuita

Nest Aware Estándar

Nest Aware Ampliado

Streaming en directo

Historial de vídeo en la nube

3 horas (“instantáneas”, no grabación continua)

10 días

30 días

Alertas

Persona, movimiento y sonido.

Persona (con detección de caras), movimiento y tipo de sonido

Persona (con detección de caras), movimiento y tipo de sonido

Zonas de actividad

No

Creación de clips y time lapses

No

Precio

Gratis

10 euros al mes
100 euros al año

30 euros al mes
300 euros al año

Instalación y configuración

Nest 2

Lo primero que tendrás que preguntarte a la hora de instalar tu Nest Cam IQ es dónde la colocas. Durante la mayor parte de las pruebas que hice decidí colocarla sobre una mesa y enfocando directamente a la puerta de casa. La cámara pesa bastante para su tamaño, así que es bastante estable y no tienes que tener miedo a que se caiga con un golpe, por ejemplo.

En este caso, vale la pena señalar que la cámara no tiene batería y debe ir enchufada a la red eléctrica. Esto, sumado a que pesa y a que el soporte está preparado para ir sobre una superficie horizontal (no dan muchas más opciones), te limita bastante a la hora de elegir su colocación. Podrías, eso sí, optar por una estantería u otro lugar más alto, ya que la cabeza de la cámara viene “articulada” y puede apuntarse hacia abajo.

Una vez tienes la cámara colocada, la configuración no puede ser más sencilla: a través de una app en el móvil tienes que ir rellenando algunos parámetros básicos, y la cámara comienza a funcionar. Precisamente a través de la aplicación o de su versión web harás todo el manejo de las grabaciones de la misma. A modo de curiosidad, también es compatible con el Apple Watch, así que puedes recibir en directo las alertas (sólo las alertas) en tu muñeca.

Será fundamental que configures bien las notificaciones que quieres recibir si no quieres volverte loco. Entre las opciones que puedes configurar se encuentran las siguientes:

  • Tipo: notificación push, correo electrónico o ambos.
  • Cuándo enviar: si quieres que te envíe notificaciones siempre o cuando no estás en casa (ya bien sea por localización del móvil, porque la has configurado para que de cierta hora a cierta hora no estás en tu hogar o porque tú le avisas de que has salido)
  • Tipo de actividad: personas (si detecta personas, caras conocidas o desconocidas), movimiento (si detecta movimiento en una determinada zona que has precisado) y ruido (puedes decir que te avise si escucha una persona hablando, un perro ladrando u otros sonidos).

El día a día con la Nest Cam IQ

Captura Nest Captura de la imagen en directo de Nest desde la aplicación web

Una vez configurada, la Nest Cam IQ está lista para funcionar. Durante las varias semanas que la estuve probando, lo cierto es que me gustaron muchas cosas de la cámara y otras… bueno, no tanto. Comenzamos por las que me gustaron. En primer lugar, la calidad y nitidez de la imagen, tanto cuando hay luz como cuando se activa el modo nocturno.

Las imágenes que capta la cámara son de muy buena calidad, incluyendo el modo de visión nocturna

La nitidez de la imagen sólo se estropea un poco con el zoom digital que incluye, y que se pone en marcha automáticamente una vez detecta movimiento: por ejemplo, si uno de mis gatos pasaba por delante de la cámara, ésta fijaba su objetivo en él, hacía zoom y le seguía durante todo su movimiento por el campo de visión.

Captura Nest 2 El modo nocturno funciona realmente bien: imágenes muy claras pese a la falta de luz

Las aplicaciones son sencillas de utilizar: tienen una línea temporal en la que te marcan “eventos”. Sólo con deslizarte hacia las miniaturas, el vídeo deja de mostrar el feed en directo y recupera el vídeo de archivo, que puedes pasar de forma rápida para delante y para atrás.

App Nest 1. Página principal de la app. | 2. Vista de la cámara en concreto | 3. Opciones de configuración

También puedes hablar a través de la cámara, una función que no utilicé demasiado pero que igual alguien encuentra interesante (en teoría, para “asustar” a los intrusos). Eso sí: si hablas, la opción de escuchar se desactiva durante esos momentos.

Nest 4 El altavoz se encuentra en la parte trasera de la cámara

La detección de caras funciona razonablemente bien: una vez que detecta una cara y le dices quién es (todo a través de la app), suele ser capaz de identificar dicha cara en distintas posturas y a distintas distancias. Falla a veces cuando es la misma cara con y sin gafas, pero vuelves a decirle que es la misma y no suele tener problemas. Eso no quita que en ocasiones te lleves algún susto de “cara desconocida” cuando en realidad es alguien conocido.

Como pegas, diría que el hecho de que las aplicaciones no vayan del todo finas (la del móvil se trababa en ocasiones y no permitía ir a segundos concretos de la línea temporal de vídeo), que se necesite mucho ancho de banda para que la imagen se vea razonablemente bien en streaming y, sobre todo que, pese a tener un “algoritmo inteligente” del que Nest presume, la cámara no sea capaz de “pasar” de las mascotas.

App Web La app, tanto de móvil como la versión web (en la imagen), no va del todo fina: cuesta ir a un segundo en concreto si quieres ver qué pasa

La utilidad se reduce si tienes mascotas

Gatos 1 Alerta recibida por correo con “se detectó una persona”

“Distingue a las personas de las cosas”, dicen en Nest de la nueva Nest Cam IQ. Esa es la teoría, pero en la práctica no es tan sencillo. Durante las semanas que la he estado probando he recibido decenas y decenas de alertas. “Tu cámara ha visto a alguien”, me dice la alerta tanto en mi móvil como en mi reloj. Sí y no: ese alguien era casi siempre uno de mis gatos.

Nest Watch Aviso de “persona” detectada en el Apple Watch

Por poner un ejemplo, durante un día llegué a recibir más de 28 correos de alerta, con su correspondiente notificación, de los que 19 de ellos se correspondían a que un gato paseaba por el campo de visión de la cámara. La primera vez te asustas al recibir una alerta con “se detectó una persona”, pero luego ya te acostumbras a que sean alertas disparadas por gatos y dejas de mirarlas (lo cual resta bastante sentido a tener una cámara de este tipo).

Te acostumbras a los falsos positivos por los “gatos” y comienzas a ignorar las notificaciones, lo cual resta utilidad a una cámara de seguridad

Lo más extraño es que no siempre alerta cuando ve a un gato: es como si a veces supiera que se trata de eso, de una mascota que no supone ningún peligro, y otras lo confundiera con una persona. La supuesta inteligencia artificial, de la que Nest presume en esta cámara, todavía no parece funcionar con fluidez, aunque tampoco es un desastre. No es capaz de detectar los gatos en algunas situaciones, como digo, pero tampoco se activan las alertas cuando hay una sombra, por ejemplo.

Con la detección de sonidos ocurre algo similar. No sé exactamente en qué se fija la cámara para decidir si debe notificarte o no de un sonido, pero entre los avisos que suelo recibir están estornudos, gente sonándose y, eso sí, ruidos fuertes de cuando los gatos tiran algo. No avisa, por ejemplo, de gente hablando, de ruido fuerte que llega del televisor y de otros sonidos comunes.

Nest IQ Cam, la opinión de Xataka

Nest 3

No hay ninguna duda de que Nest tiene en la IQ Cam una cámara de gran calidad, que graba vídeo con una buena nitidez tanto en ambientes de mucha luz como en ambientes de poca luz. A eso hay que sumarles unas aplicaciones intuitivas que, eso sí, no van tan fluidas como podríamos esperar, y funcionalidades de software avanzadas como el reconocimiento de caras y el reconocimiento de tipos de sonidos.

Como problemas, le veo fundamentalmente dos. El primero que haya que pagar una suscripción de al menos 10 euros al mes para sacarle todo el partido y tener un histórico de vídeos. El segundo, los falsos positivos continuos que al menos en mi caso llegó a darme durante días al pensar que mis gatos eran personas. Y es una pena porque, por ello, la Nest IQ Cam no me parece tan “inteligente” como quieren vendernos.

Eso no quita que no pueda ser una buena alternativa para alguien que busca una cámara de seguridad fiable y de calidad, siempre y cuando claro no tenga mascotas paseando por la casa y esté dispuesto a pagar una suscripción mensual para, al menos, tener un archivo con todo lo que graba la cámara.

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Nest. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresa.

También te recomendamos


Domótica y el futuro que siempre está llegando


El Arzúa Ulloa es un tesoro nacional, y estas elaboraciones le sacan todo el partido


Nest, análisis: ¿cómo de "inteligente" es este termostato inteligente?


La noticia

Nest Cam IQ, análisis: el ojo que todo lo ve y al que no le gustan los gatos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
María González

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *